Musaka

Ingredientes:

Para la musaka…

  • 3 patatas
  • Sal
  • Pimienta
  • Berenjenas
  • 1 cebolla
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • Tomates
  • ½ vaso de vino blanco
  • Queso rallado
  • Aceite de oliva
  • 400 g de carne picada (50 % vacuno, 50 % cerdo)
  • Tomillo
  • Romero

Para la bechamel…

  • 25 g de mantequilla
  • 25 de harina común o (Maizena)
  • 200 ml de leche
  • Nuez moscada
  • Sal y pimienta

Preparación:

  1. Lavaremos y pelaremos las patatas, las cortaremos muy finamente, las pondremos a hornear a 180 ºC, de 10 a 15 minutos (podríamos prescindir del horno y saltearlo en sartén) y reservaremos.
  2. Lavaremos y cortaremos finamente las berenjenas, las dejaremos un par de horas en sal, pasaremos a escurrirlas bien y hornearemos a 180 ºC de 10 a 15 minutos (podríamos prescindir del horno y saltearlo en sartén), reservándolas como hemos hecho con las patatas.
  3. Pasaremos a hacer la salsa de tomate, triturando los tomates, añadiendo el tomillo, el romero, una cucharadita de sal y una cucharadita de azúcar, para quitar la acidez. Lo dejaremos a fuego lento para que vaya macerando y reservaremos.
  4. En una sartén pondremos un buen chorro de aceite de oliva. Pelaremos y trituraremos la cebolla junto con los ajos, lo pondremos a fuego lento y cuando lo tengamos bien pochado, añadiremos la carne picada dejándola cocer durante unos 5 a 10 minutos a fuego lento, que macere bien y añadiremos el ½ vaso de vino blanco.
  5. Añadiremos el tomate frito que teníamos reservado, mezclándolo todo muy bien. Cuando lo tengamos listo lo reservaremos.
  6. Pasaremos a hacer la bechamel. En una sartén a fuego lento, pondremos la mantequilla, nuez moscada y la harina y lo coceremos todo un poco. Añadiremos la sal y la pimienta al gusto y la leche lentamente hasta que nos espese. Una vez espesada, la dejaremos en reposo y reservaremos.
  7. Ahora pasaremos a hacer el montaje de nuestra musaka. En una bandeja, pasaremos a poner una base de las patatas que tenemos reservada. A continuación pondremos una pequeña base de carne. Seguidamente una base de berenjena, otra base de carne y por último lo taparemos con bechamel. Añadiremos el queso por encima y lo pasaremos a hornear entre 10 a 15 minutos a 180 ºC, lo suficiente para que se nos dore el queso que hemos puesto. Ya tenemos lista nuestra musaka.

Quiche de setas, gambas y beicon

Ingredientes:

Para la masa quebrada

  • 250 g de harina
  • 2 huevos
  • 125 g de mantequilla
  • Sal (hierbas al gusto)

Para el relleno

  • Aceite de oliva
  • 200 g de beicon
  • Ajo
  • Cebolla
  • 1/2 kg de setas (boletos)
  • 150 g de gambas
  • 3 huevos
  • 200 ml de nata
  • 100 g de queso rallado

Preparación de la masa quebrada

    1. Pondremos en un bol la harina, añadiremos la mantequilla en punto pomada, la sal y las hierbas al gusto.
    2. Pasaremos a integrar con ayuda de las manos, haciendo que nos queden como unas migas.
    3. A continuación añadiremos los huevos que previamente hemos batido.
    4. Pasaremos a integrar todo muy bien, formaremos una bola, la envolveremos con papel film y la dejaremos reposar unos 10 minutos en la nevera.
    5. Transcurrido dicho tiempo y con ayuda de un rodillo y un poco de harina, la pasaremos a extender encima del mármol, haciendo una capa fina para poder incorporar a nuestro recipiente.
    6. Antes de introducirla en el recipiente, forraremos éste con papel de hornear, para que sea más fácil a la hora de desmoldar.
    7. Una vez forrado el recipiente, pondremos la masa, la pincharemos un poco con un tenedor y volveremos a poner otro papel por encima, tapándola y añadiendo garbanzos o frijoles (lo que se tenga a mano, para que nos haga de peso y no nos suba la masa).
    8. Pasaremos a hornear  unos 10 minutos a unos 180 ºC. Transcurrido dicho tiempo la sacaremos del horno y la reservaremos.

Preparación del relleno

      1. En una sartén, pondremos un par de cucharadas de aceite de oliva a fuego moderado fuerte.
      2. Cortaremos en taquitos pequeños el beicon y lo incorporaremos en la sartén, bajando el fuego a moderado suave.
      3. Cortaremos el ajo y la cebolla lo más pequeño posible, los incorporaremos a la sartén donde tenemos el beicon y lo dejaremos unos minutos, hasta que nos transparente la cebolla.
      4. Mientras tanto, limpiaremos y pelaremos todos nuestros boletos y los cortaremos a trocitos chiquititos, para poderlos incorporar al beicon, ajo y cebolla que ya tenemos mientras que se nos va a pochando, dejándolos también unos minutos.
      5. Cuando nos parezca que ya los tenemos cocidos, apagaremos el fuego y lo dejaremos que se vaya enfriando. Reservaremos.
      6. Mientras tanto, en un bol batiremos los huevos, incorporaremos las gambas crudas, peladas y troceadas, añadiremos la nata y el queso rallado.
      7. Cuando ya se nos hayan templado el beicon y los boletos junto con el ajo y la cebolla, lo introduciremos en la mezcla de huevo, nata y queso y lo mezclaremos todo.
      8. Una vez lo tengamos todo bien mezclado, lo pasaremos a añadir a la masa quebrada que teníamos reservada, distribuyéndolo todo homogéneamente.
      9. Cuando lo tengamos todo bien distribuido, tendremos el horno precalentado a 180 o 190 ºC e incorporaremos nuestra quiche que ya tenemos a punto de hornear, de 30 a 35 minutos. Siempre dependerá de la temperatura alcanzada del horno.
      10. Cuando ya lo tengamos cocido, esperaremos que se nos temple a temperatura ambiente, ya que si intentáramos desmoldarlo en caliente, sería muy posible que se nos rompa. Lo dejaremos templar un poco y con la ayuda del papel de hornear, nos saldrá muy fácilmente. Ya tenemos hecha nuestra quiche de beicon, boletos y gambas.

 

                       

Brandada de bacalao con champiñones

Ingredientes:

  • Patatas
  • Sal
  • Bacalao
  • Aceite de oliva
  • Ajos
  • Champiñones (alternativa, tostadas de pan)
  • Nata
  • Perejil
  • Pimienta
  • Queso emmental (rayado)

Preparación:

Sin pelarlas, lavaremos muy bien las patatas. Las pondremos en una olla con agua caliente y las herviremos con piel, para que nos absorban la menos agua posible. Añadiremos un poquito de sal en la cocción (25 a 30 minutos). Una vez cocidas, las pincharemos, verificaremos que están cocidas y la dejaremos reposar en el agua, que vayan templando a temperatura ambiente. Una vez frías, pelaremos y reservaremos.

Cogeremos los trozos de bacalao, al punto de sal y los lavaremos y escurriremos muy bien. Si es necesario, nos ayudaremos con papel de cocina. Una vez bien escurridos los reservaremos.

Pondremos una sartén a fuego muy bajo, con abundante aceite de oliva. Cuando empiece a calentar, añadiremos los ajos que previamente habremos pelado y laminado.

En el aceite, que tenemos ligeramente caliente con los ajos, añadiremos los trozos de bacalao, con la piel hacia arriba, de manera que queden prácticamente cubiertos por dicho aceite y a fuego muy lento, que vaya confitando unos 10 minutos, que quede cocido, pero meloso. El aceite sobrante, lo utilizaremos para emulsionar la brandada y la decoración del picadillo del ajo y perejil.

Mientras se nos confita el bacalao, iremos limpiando todos los champiñones, sacándoles el tronquito y reservando éste para lo que deseemos. Los pelaremos y los dejaremos preparados para rellenar.

Una vez han pasado los diez minutos de confitarse el bacalao, apagaremos el fuego y lo dejaremos templar, lo desmenuzaremos y los reservaremos.

Pasaremos a chafar las patatas que tenemos reservadas y las mezclaremos con el bacalao que tenemos desmenuzado, rectificando de sal (si fuera necesario) y añadiendo la pimienta al gusto. A continuación, lo pasaremos todo por el Turmix, la textura va a gustos. Si lo queréis muy fino lo pasáis más rato y si por el contrario os gusta más con tropezones, menos triturado. Una vez tengamos todo incorporado, iremos alternando un par o tres de cucharadas de aceite del bacalao que hemos confitado y 2 o 3 cucharadas de la nata que previamente habremos calentado un poquito. Así alternativamente, hasta conseguir la brandada de textura deseada. Ya tenemos nuestra Brandada hecha.

Con el aceite del bacalao y un par de dientes de ajo, lo picaremos todo, haciendo un picadillo de ajo y perejil y lo reservaremos

Con el resultado de la brandada hecha, iremos rellenando los champiñones que tenemos reservados.

10º Los incorporaremos en una bandeja, en el fondo de la cual, pondremos un poco del picadillo de ajo y perejil. Reservaremos el resto para decoración final. Les pondremos el queso por encima y los hornearemos unos 10-12 minutos a 180 ºC en bandeja media.

11º Ya los tenemos listos, los emplataremos y decoraremos con el resto de picadillo de ajo y perejil que tenemos reservado.

Nota: La alternativa de los champiñones (tostadas de pan), prescindiremos del horneado (apartado 10º)

 

 

PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS DE CARNE Y VERDURAS EN HOJALDRE

Ingredientes para la salsa:

  • 2 Cebollas
  • Pimientos del piquillo
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 Vaso de vino blanco
  • 1 Vaso de caldo
  • 1 cucharada de maizena

Ingredientes:

  • Láminas de hojaldre
  • Pimientos del piquillo
  • 150 g de carne de ternera (picada)
  • 150 g de carne de cerdo (picada)
  • 1 Berenjena
  • 1 Cebolla
  • 1 Pimiento verde
  • Dientes de ajo al gusto
  • 2 Huevos (uno para pintar el hojaldre)
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil

 

Preparación (Salsa)

  1. Pelaremos, cortaremos la cebolla y reservaremos
  2. En una sartén, pondremos un buen chorro de aceite esperando a que se caliente.
  3. Cuando esté caliente, incorporaremos la cebolla que tenemos reservada y la salpimentamos
  4. Introduciremos la cantidad de pimientos del piquillo que queramos, mal cortados ya que una vez terminada la cocción, lo pasaremos todo por el turmix
  5. Lo dejaremos todo, unos minutos que cueza a fuego lento.
  6. Pasaremos a añadir el vaso de vino blanco, dejando que evapore ligeramente el alcohol.
  7. Seguidamente en el vaso de caldo que tenemos, disolveremos la cucharada de maicena, lo incorporaremos y lo cocinaremos durante unos minutos.
  8. Pasaremos todo por el turmix, dejando una fina salsa y reservaremos.

Preparación de (Pimientos)

  1. Primero cogeremos la cantidad de carne picada que tenemos y la mezclaremos bien.
  2. Lo verteremos todo en un bol que sea grandecito, para poder ir integrándolo.
  3. Pondremos la cebolla picada, añadiremos la berenjena picada, el ajo picado y el pimiento verde picado.
  4. Incorporaremos sal y pimienta y si nos gustara algún tipo de especie en particular, la podríamos agregar también.
  5. Seguidamente lo removeremos todo, que quede bien integrado. Añadiremos un huevo, continuaremos integrándolo todo bien, que nos quede bastante compacto.
  6. Con la ayuda de una cuchara iremos rellenando todos los pimientos, poco a poco.
  7. Una vez los tengamos todos rellenos, con papel absorbente los secaremos bien, y a continuación lo reservaremos.
  8. Extenderemos la lámina de hojaldre y cortaremos unos redondeles. Cogeremos los pimientos los pondremos boca abajo, como si fuera una tapa, agregaremos por encima del pimiento otra capa de hojaldre, y lo cerraremos ligeramente poco a poco. Una vez esté cerrado, aprovechando los bordes de la base, dándole forma a éstos, acabaremos sellando el pimiento por completo.
  9. Una vez los tengamos todos sellados, con las ayuda de una brocha, los pintaremos con el huevo que previamente hemos batido.
  10. Los pondremos encima de papel de hornear y reservaremos.
  11. Precalentado el horno a 180 ºC,  los introduciremos en éste, a poder ser con aire, unos 20 a 25 minutos.
  12. Cuando estén bien dorados, ya los tendremos a punto de emplatar. Una vez emplatados, les pondremos la salsa que hemos preparado y reservado, por encima.

Ya los tenemos listos.

 

Colas de gambas al ajillo

Ingredientes:

  • 250 g de colas de gambas
  • 5 ó 6 dientes de ajo
  • 1 guindilla (Opcional) o un toque de pimienta
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

  1. En este caso, como vamos a utilizar colas de gambas congeladas, procederemos a descongelarlas. Las lavaremos, las secaremos muy bien y las reservaremos.
  2. Cogeremos una cazuela, si la tenemos, preferiblemente de hierro o barro. Echaremos un buen chorro de aceite de oliva. Dejaremos que alcance una buena temperatura y añadiremos la guindilla y los dientes de ajo, que habremos limpiado y laminado anteriormente.
  3. Doraremos los ajos, sin dejar que se nos quemen. Añadiremos muy bien escurridas y secas (con papel de cocina), las colas de gambas que teníamos reservadas. Añadiremos la sal al gusto y las mantendremos en el fuego de uno a dos minutos, dejando que cojan color pero que no se hagan en exceso.
  4. Ya las tenemos hechas. Las serviremos en tarrina de barro (preferentemente), calientes, ya que esa es una cualidad de las gambas al ajillo (las cazuelitas de barro son muy buenas manteniendo el calor)
  5. Ya tenemos nuestras colas de gambas al ajillo. Un plato rápido, sencillo y para disfrutar en la mesa (si tenemos unas hojas de perejil, siempre quedan al punto del emplatado).

 

Almendrados

Ingredientes:

  • 125 g almendras molidas
  • 90 g azúcar
  • 1 huevo
  • Ralladura de un limón
  • Unas almendras crudas para decorar

Preparación:

  1.  Pondremos las almendras molidas en un bol.
  2. Incorporaremos el azúcar, mezclándolo todo bien y lo reservaremos.
  3. Cogeremos el huevo, lo batiremos ligeramente y lo mezclaremos con la almendra y el azúcar que tenemos reservada.
  4. Lo iremos integrando, hasta formar una masa, suave pero compacta.
  5. Cuando tengamos dicha masa, la enrollaremos en papel film y la dejaremos reposar de media a una hora en la nevera.
  6. Mientras tanto, precalentaremos el horno a unos 200 ºC, sacaremos una bandeja de horno y le pondremos una hoja de hornear por encima, dejándola lista para ir incorporando las bolitas que vayamos haciendo.
  7. Transcurrido dicho tiempo de reposo, sacaremos la masa de la nevera.
  8. Nos pondremos un poco de aceite en las manos y pasaremos a hacer bolitas de un par de centímetros, que iremos incorporando encima de la bandeja que tenemos preparada, dejando una ligera separación ya que al hornear siempre suelen expandir un poco.
  9. Cuando tengamos todas las bolitas hechas, iremos añadiendo una a una, las almendras para decoración sobre las bolitas que tenemos en la bandeja, haciendo una ligera presión, que nos dejará la forma característica, de los típicos almendrados.
  10. Cuando las tengamos todas decoradas, pasaremos a introducirlas en el horno a una altura media, sólo horno y si se tiene aire mejor. Bajaremos la temperatura a 180 ºC. Tiempo estimado de 10 a 12 minutos (el tiempo ya sabéis que puede variar según el horno). Cuando los veamos con el dorado que nos agrade los sacaremos del horno.
  11. Recién salidos del horno, suelen estar muy blandos. Manejándolos con mucho cuidado, los pasaremos a poner encima de una rejilla, para que se enfríen. Una vez fríos ya tenemos nuestros almendrados hechos.
  12. Si los queremos conservar, lo haremos preferentemente en una caja hermética, como las clásicas para galletas.

 

P.D. Recordar que mis recetas, suelen andar un poco bajas de azúcar. Si queréis que estén más dulces, podéis añadir un poco más de azúcar a la receta (de 10 a 20 g más, un total de 100 o 110 g en vez de 90 g)

Mejillones a la plancha

Ingredientes:

  • Mejillones
  • Laurel
  • Aceite
  • Limón
  • Ajo
  • Perejil

 

Preparación:

Limpiaremos muy bien los mejillones.

Los pondremos en una olla sin agua, ya que al cocerlos tapados, en cuanto se abran, soltaran el agua que llevan en su interior, siendo suficiente para cocerse.

Incorporaremos un par de hojas de laurel y los dejaremos un par o tres de minutos, lo justo para que se abran.

Una vez estén abiertos, los sacaremos y les quitaremos la parte de la concha que está vacía, dejando la que contiene el mejillón.

Prepararemos una vinagreta con el aceite, el limón el ajo muy picado junto con el perejil y lo reservaremos.

Pondremos una plancha al fuego, dejaremos que coja bastante calor. Cuando la tengamos bien caliente, los pondremos en la plancha, vuelta y vuelta añadiendo la vinagreta que tenemos reservada,

Los retiraremos y emplataremos.

Ya tenemos nuestros mejillones a la plancha listos para degustar.

 

Focaccia

Ingredientes:

  • 250 ml de agua
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 25 g de levadura fresca
  • Una pizca de azúcar
  • 500 g de harina
  • Una pizca de sal

Para decorar…

  • Tomatitos cherry
  • Cebolla
  • Olivas
  • Aceite de oliva
  • Tomillo

Preparación:

En un recipiente pondremos el agua, el aceite, la levadura desmenuzada y una pizca de azúcar. Lo removeremos todo y calentaremos 30 segundos en el microondas.

Cogeremos la harina y la pondremos en un bol. Mezclaremos la sal y hacemos un pequeño hueco en el centro. Con las manos, iremos incorporando ligeramente en el interior, la mezcla que hemos sacado del microondas, haciendo que se vaya integrando poco a poco.

Una vez todo integrado, pasaremos a amasarlo unos 5 minutos, sobre el mármol, haciendo una pequeña bola y dejándolo que repose media hora.

Transcurrido dicho tiempo, cogeremos la bola y con la ayuda de un rodillo, la alisaremos formando un pequeño rectángulo y doblando éste en tres partes. Lo volvemos a dejar reposar media hora más. Esta acción, la repetimos en un par de ocasiones más.

Transcurrida las tres dobleces, pasaremos a hacer dos partes de dicha masa, extendiéndolas y dándoles la forma de un par de rectángulos. Los taparemos y los dejaremos media hora más que fermenten.

Cuando nos hayan fermentado esta última vez, pasaremos con los propios dedos a hacer pequeños huecos. Con la ayuda de una brocha, los pintaremos con buenas dosis de aceite de oliva y espolvorearemos el tomillo por encima.

Pondremos por encima el tomate, en una de las masas. La cebolla en la otra masa. Rociaremos por encima un poco más de aceite, ya que dicho rociado, hará que la parte superior nos quede más crujiente. Precalentaremos el horno a 200 ºC. Una vez introducidas las masas, bajaremos éste a 180 ºC y lo hornearemos unos 25 minutos más o menos, dependiendo del horno.

Ya tenemos nuestra focaccia, hecha.

Bizcocho tradicional

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 120 g harina
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 1 pellizco de sal
  • 120 g azúcar
  • Raspadura de limón
  • 70 ml de aceite

 

Preparación:

Dispondremos de 2 bols. En uno pondremos las claras, en el otro las yemas y reservaremos.

Tamizaremos la harina, añadiremos la levadura y reservaremos.

Seguidamente cogeremos el bol donde tenemos las claras y añadiremos el pellizco de sal. Con unas varillas eléctricas, pasaremos a montarlas, hasta ponerlas a punto de nieve. A medio batir añadiremos un poco de azúcar. Continuaremos batiendo hasta lograr el punto de nieve. Reservaremos.

Cogeremos el bol de las yemas y añadiremos el resto de azúcar, la raspadura y batiremos hasta que las yemas clareen. En ese momento, y sin dejar de batir, iremos añadiendo el aceite en forma de hilo.

Una vez esté todo emulsionado, pasaremos a dejar las varillas eléctricas. Con la ayuda de una lengua pastelera y con movimientos envolventes, iremos integrando poco a poco, toda la harina con la levadura.

Cuando lo tengamos ya todo integrado, pasaremos a agregar poco a poco, las claras que tenemos a punto de nieve. Con la ayuda de la lengua pastelera, lentamente y con movimientos envolventes, hasta lograr integrarlas, haciendo que conserve el máximo aire posible.

Pasaremos a preparar el molde con papel de hornear. Lo humedeceremos un poco, para que se nos haga más fácil, el poder amoldarlo al recipiente donde vamos a hacer el bizcocho.

Previamente habremos calentado el horno a 200 ºC. En el momento que pongamos el recipiente con la masa del bizcocho en el horno, lo bajaremos a 180 ºC y lo hornearemos unos 40 minutos más o menos, siempre dependerá del horno.

Ya tenemos nuestro bizcocho tradicional, preparado y listo para saborear.

 

Huesillos Extremeños

Ingredientes:

  • 50 g Aceite de oliva (aromatizado)
  • 1 Huevo
  • 50 g Leche
  • 75 g Azúcar
  • Ralladura de limón (una cucharadita)
  • Anís en grano molido (una cucharadita)
  • 250 g Harina de trigo
  • Levadura en polvo (una cucharadita)
  • Aceite de girasol
  • licor de anís

Preparación:

Aromatizaremos el aceite con piel de naranja, limón y anís. Una vez hecho, lo dejaremos templar para poder utilizarlo una vez templado.

Lo pondremos en un bol, junto con el huevo, la leche, el azúcar, la raspadura de limón, el anís (en grano molido) y el licor de anís.

Lo batiremos todo y a continuación añadiremos la harina y la levadura.

Amasaremos hasta que tengamos una masa compacta, pero ligera.

Con la ayuda de un poco de harina, haremos unas bolitas, a las que daremos forma de bastoncillos y reservaremos.

Pondremos al fuego, una sartén con abundante aceite de girasol y esperaremos hasta que coja una buena temperatura.

Cuando empiece a humear, bajaremos a temperatura media-baja. Iremos poniendo los bastoncillos, pocos cada vez, ya que si pusiéramos muchos, nos bajaría la temperatura del aceite.

Unos minutos para que nos queden bien hechos…

Ya los tenemos listos.