Focaccia

Ingredientes:

  • 250 ml de agua
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 25 g de levadura fresca
  • Una pizca de azúcar
  • 500 g de harina
  • Una pizca de sal

Para decorar…

  • Tomatitos cherry
  • Cebolla
  • Olivas
  • Aceite de oliva
  • Tomillo

Preparación:

En un recipiente pondremos el agua, el aceite, la levadura desmenuzada y una pizca de azúcar. Lo removeremos todo y calentaremos 30 segundos en el microondas.

Cogeremos la harina y la pondremos en un bol. Mezclaremos la sal y hacemos un pequeño hueco en el centro. Con las manos, iremos incorporando ligeramente en el interior, la mezcla que hemos sacado del microondas, haciendo que se vaya integrando poco a poco.

Una vez todo integrado, pasaremos a amasarlo unos 5 minutos, sobre el mármol, haciendo una pequeña bola y dejándolo que repose media hora.

Transcurrido dicho tiempo, cogeremos la bola y con la ayuda de un rodillo, la alisaremos formando un pequeño rectángulo y doblando éste en tres partes. Lo volvemos a dejar reposar media hora más. Esta acción, la repetimos en un par de ocasiones más.

Transcurrida las tres dobleces, pasaremos a hacer dos partes de dicha masa, extendiéndolas y dándoles la forma de un par de rectángulos. Los taparemos y los dejaremos media hora más que fermenten.

Cuando nos hayan fermentado esta última vez, pasaremos con los propios dedos a hacer pequeños huecos. Con la ayuda de una brocha, los pintaremos con buenas dosis de aceite de oliva y espolvorearemos el tomillo por encima.

Pondremos por encima el tomate, en una de las masas. La cebolla en la otra masa. Rociaremos por encima un poco más de aceite, ya que dicho rociado, hará que la parte superior nos quede más crujiente. Precalentaremos el horno a 200 ºC. Una vez introducidas las masas, bajaremos éste a 180 ºC y lo hornearemos unos 25 minutos más o menos, dependiendo del horno.

Ya tenemos nuestra focaccia, hecha.

Barreta rústica con relleno especial

Ingredientes:

  • Manzana
  •  Mantequilla
  • Azúcar
  • Limón
  • Barreta rústica
  • Cebolla dulce
  • Morcilla de cebolla
  • Piñones
  • Beicon
  • Queso rallado

Preparación:

Caramelizar la manzana…

Pondremos a fuego lento una sartén. Añadiremos la mantequilla y la manzana cortadita a tacos pequeños. Lo rociaremos con el zumo de un limón y añadiremos 2 cucharadas de azúcar. Todo esto a fuego muy lento, durante un cuarto de hora más o menos. Cuando esté al punto retiraremos. Ya tenemos la manzana caramelizada. La reservaremos.

 

Caramelizar la cebolla…

Cortaremos la cebolla a la juliana. Pasaremos por la sartén a fuego también muy lento, durante 15 o 20 minutos, hasta que se nos quede caramelizada por sus propios azúcares y también la reservaremos.

Pasaremos por la sartén las morcillas sin piel, con un extra de piñones. Las tendremos unos minutos y reservaremos.


Pasaremos a mezclar, la manzana, la cebolla y la morcilla. Lo añadiremos a la barreta que tenemos abierta por el centro…

la taparemos y envolveremos con el beicon…

Una vez la tengamos tapada y envuelta, esparciremos por encima al gusto, el queso rallado. Con el horno precalentado a 180 ºC, lo pasaremos a hornear unos 10 minutos más o menos.

Ya tenemos la receta hecha.

Masa Filo Casera

Ingredientes:

  • 250 g de harina
  • 1 cucharada grande de aceite de girasol
  • 1 cucharada grande de vinagre
  • 1 cucharadita de café de azúcar
  • 1 cucharadita de café de sal
  • 150 ml de  leche tibia
  • 100 g de Maizena y 25 g de harina

 

Preparación:

  1. Tamizaremos la harina (250 g) y la pondremos en un bol, abriendo un pequeño volcán en el centro.
  2. A continuación, pondremos en el interior del volcán el aceite y el vinagre. Añadiremos el azúcar, la sal y la leche tibia. Lo iremos amasando poco a poco.
  3. Cuando lo tengamos todo bien amasado, hacemos una bola y lo dejaremos reposar en dicho bol de 1/2 a 1 hora.
  4. Mientras tanto, mezclaremos la Maizena y el resto de harina (25 g) y lo tendremos preparado en un tamiz.
  5. Cogeremos y extenderemos un poco de la mezcla del tamiz, sobre la mesa de trabajo. Pondremos la bola que tenemos reservada en el bol y formaremos 2 partes. Siempre ayudándonos de la mezcla del tamiz, para poder trabajar bien la masa. De cada parte, formaremos 4 bolas (en total 8 bolas) Las reservaremos.
  6. Con un rodillo de cocina, las iremos extendiendo una a una, formando pequeñas pizzas. Entre cada base, espolvorearemos pequeñas cantidades de la mezcla del tamiz, para que no se nos peguen.
  7. Cuando tengamos hechas las 8 bolas, repetiremos la función de extender lo máximo que podamos, haciendo una muy fina capa. Siempre ayudándonos de pequeñas cantidades de la mezcla de Maizena, hasta lograr que la masa nos quede como una sábana muy ligera.
  8. Cuando las tengamos preparadas para conservar, las enrollaremos sobre sí mismas, envueltas en papel de hornear (recordar que entre las capas, hay que poner cantidad de Maizena para evitar que se nos pegue). Una vez las tengamos, las envolveremos en papel film para conservar en la nevera hasta su utilización.
  9. Para preparar las tartaletas que veréis en la foto al final de esta receta, cogeremos las láminas una por una, las pintaremos con mantequilla fundida y las cortaremos en cuadritos del tamaño que necesitemos, cogiéndolas como si fuesen un pañuelo y con mucho cuidado. Buscaremos unos moldes recios (sirven los de los flanes) y las introduciremos en estos, como si fuesen pañuelitos.
  10. Tal como las pongamos en el horno, previamente calentado a 200 ºC y en el momento que introduzcamos las flaneras con los cuadritos, será cuando bajaremos la temperatura del horno a 180 ºC. Las hornearemos entre 7 y 10 minutos, dependiendo del horno. ¡Ojo!, se hacen muy rápidamente. Las sacaremos cuando veamos el tono dorado deseado.
  11. Esperaremos a que se enfríen y rellenaremos de lo que más nos guste. Puede ser dulce o salado. En esta foto son de crema y decoración al gusto.
  12.    
  13. También tenemos la opción de comprar la masa filio ya hecha, la cual venden en los supermercados. El proceso de dar forma y cocción es el mismo, a partir de pintar con la mantequilla y poner en los moldes para que cojan la forma deseada (Apartado 9).
  14. Al final tenéis la foto de la tartaleta, con masa filo industrial. Veréis que la vista es mas agradecida, pero el resultado de la casera es una textura muy diferente. Tenéis las dos opciones para escoger la deseada. Las hechas de masa filo industrial, es la tartaleta de ensaladilla.

 

 

 

 

Empanada de morcilla, cebolla caramelizada y piñones

Ingredientes:

Para la masa

  • 500 gr de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera
  • 250 ml de agua
  • 100 ml de vino blanco
  • 25 gr de levadura fresca
  • 70 gr de manteca de cerdo
  • 100 a 150 gr de harina (para ir haciendo la masa consistente)

Para el relleno

  • 4 morcillas
  • 25 gr de piñones
  • 1 kg de cebollas
  • 1 huevo

Preparación:

Cogeremos el kilo de cebollas, las pelaremos y las trocearemos estilo juliana. Las pondremos en un wok a fuego muy lento, entre una hora u hora y media, para que caramelice con su propio azúcar.

Mientras tanto haremos la masa de la empanada…

Introduciremos los 500 gramos de harina en un bol, le agregaremos la sal y el pimentón de la Vera, haciendo que se mezcle por toda la harina.
En un recipiente pondremos el agua y el vino. Lo calentaremos en el microondas unos 30 segundos, lo suficiente para que el líquido coja una temperatura templada, añadiendo la levadura que con la ayuda de una cuchara, disolveremos.

Pasaremos a agregar el líquido con la levadura a la harina que tenemos en el bol, mezclando y haciendo una masa con todo ello. Cuando consigamos que se nos separe de las paredes del bol, añadiremos la manteca de cerdo, lo pasaremos a poner sobre el mármol para continuar amasando y que coja consistencia. Nos ayudaremos con 150 gramos que tenemos reservados de harina, para que se nos vaya despegando de la madera o encimera en donde estemos trabajando. Una vez lo tengamos bien integrado, lo vamos amasando en forma de redonda, dejándolo en el mismo bol para que doble su tamaño mientras reposa la masa.

Cogeremos las cuatro morcillas, les quitaremos la piel, pondremos al fuego un wok y añadiremos estas troceadas, salteándolas en el wok, agregaremos la cebolla que tenemos caramelizada y los piñones. Haremos que se distribuya todo y lo dejaremos reservado.

Seguidamente cogeremos la masa que ya habrá doblado su tamaño y la volveremos a amasar ligeramente, para sacarle el exceso de aire. Haremos de la masa que tenemos, dos partes. Una un poco más pequeña y la otra un poquito más grande.

Las extenderemos y las pasaremos con el rodillo para dejarlas lo más finas posible. Dejaremos las dos partes más o menos iguales. Una será como base y la otra para tapar nuestra empanada.

Cuando tengamos extendida toda la zona inferior, pasaremos a poner sobre esta, el relleno que tenemos reservado de morcilla, piñones y cebolla.

Con el otro trozo de masa, también la dejaremos muy finamente extendida y pasaremos a tapar el relleno que tenemos. Con la ayuda de los dedos o la punta de un tenedor, dejaremos la masa bien sellada por los laterales. Pincharemos la superficie, para que no se nos hinche excesivamente a la hora de hornear y lo decoraremos como queramos.

Batiremos el huevo y con un pincel, pintaremos toda la superficie de la empanada, para que nos coja un aspecto dorado bonito.

Tendremos nuestro horno precalentado a 220 ºC en el momento de introducir la empanada, lo bajaremos y dejaremos a 200 ºC durante 5 a 10 minutos, dependiendo del horno y seguidamente bajaremos a 180 ºC hasta que la tengamos lista por completo. En total serán unos 20 minutos más o menos.

Ya tenemos nuestra empanada lista.

  

Coca de Sant Joan (Con masa madre)

Ingredientes:

  • 600 g de harina de fuerza
  • 25 g de levadura fresca
  • 150 ml de agua
  • 125 g de azúcar
  • 50 ml de anís
  • 5 huevos grandes (Para la masa)
  • 1 yema con una pizca de leche (Para pintar)
  • 200 g de mantequilla
  • Ralladura de naranja y limón
  • 1 pellizco de sal
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharadita de agua de azahar

Preparación:

Masa madre

De la harina que tenemos, cogeremos unos 150 o 200 g y lo mezclaremos con la levadura, el agua que haga falta y una chispa de azúcar.
Haremos una pequeña bola, la amasaremos ligeramente y la dejaremos fermentar de media a una hora.
Esta será nuestra masa madre.

La otra masa

A continuación pasaremos a hacer la otra masa, con el resto de ingredientes.
Mezclaremos los huevos batiéndolos ligeramente. Pondremos las ralladuras, el anís, el agua de azahar, la vainilla, el azúcar y una chispa de sal.
Lo mezclaremos todo, incorporaremos toda la harina restante. Hacemos una masa con cuerpo, pero al mismo tiempo que no quede muy compacta. La amasaremos de 15 a 20 minutos, ya que queremos que nos libere bien el gluten.

Pasado este tiempo, incorporaremos la mantequilla a punto pomada y seguiremos amasando, hasta que nos absorba esta. Por último, incorporaremos nuestra masa madre la cual tenemos fermentando y la amasaremos. Partiremos en el número de porciones que queramos (con ésta cantidad sale para 2 o 3 cocas) y le daremos la forma deseada.
Dejaremos fermentar hasta que doble su tamaño.

Con cuidado lo decoraremos, lo pintaremos con una yema y la pizca de leche que habremos batido previamente y lo pondremos al horno a 200C° unos 15 a 20 minutos, dependiendo siempre del horno. Previamente habremos calentado el horno, antes de introducir la masa en este.
Si vemos que nos coge mucho color, lo podremos tapar con papel de aluminio, para que no se nos tueste excesivamente.

Ya tenemos nuestra coca lista.

 

Bunyols de l’Empordà

PARA LA MASA MADRE

Ingredientes:

      • 50 ml de leche
      • 25 g de levadura fresca
      • 75 g de harina
      • una pizca de azúcar

Preparación:

Calentamos ligeramente la leche, añadiendo la levadura con una pizca de azúcar.
Disolvemos bien la levadura, agregramos la harina y amasamos ligeramente hasta lograr una pequeña bola, poniéndola en un bol. La tapamos con papel film dejándola reposar durante una hora. Que doble su volumen más o menos. Ya tendremos hecha nuestra masa madre…
 

PARA LA MASA DE LOS BUÑUELOS

Ingredientes:

      • 350 g de harina
      • 50 g de mantequilla
      • 50 ml de anís
      • 50 g de azúcar
      • 100 ml de agua
      • un huevo
      • una cucharadita de sal
      • raspadura de un limón
      • una cucharada de matalauva

Preparación:
Pasamos a mezclar todos los ingredientes durante unos minutos, hasta que queden integrados totalmente. Luego agregamos la masa madre que teníamos reservada y continuamos amasando hasta lograr que se integre todo. Seguimos amasando hasta que nos quede una masa muy elástica. Formamos una bola y la ponemos dentro de un bol, que previamente habremos embadurnado de aceite, para que no se nos pegue. Lo dejaremos reposar de nuevo hasta que nos vuelva a doblar el volumen…

Una vez lo haya hecho, pasaremos a hacer unas pequeñas bolas y las pondremos sobre una bandeja dejándolas que vuelvan a doblar su tamaño …

  
En una sartén, pasaremos a poner el suficiente aceite de oliva, para que nos cubra los buñuelos, a una temperatura media alta de unos 160 Cº, para que los dore. Procuraremos que estén mas o menos un minuto por lado y que no los dejemos crudos…
En el momento de ponerlos en la satén, les iremos haciendo un agujero formando las rosquillas. Les daremos la vuelta hasta que estén doradas. Las dejamos escurrir en papel absorbente y antes que se nos enfríen las pasamos por azúcar…
 
 las dejamos enfriar y ya las tenemos listas para comer.